Cada día es más y más gente la que decide divorciarse a lo largo y ancho del mundo. Separarte de tu pareja puede volverse algo complicado si no se hace de forma amistosa y con un acuerdo, podría convertirse en un proceso tedioso y caro.

Si un divorcio es un trámite difícil de por sí, todo se puede complicar si aparte de eso no hay un acuerdo entre la pareja. Se podría convertir en un proceso tortuoso y por supuesto muy caro.  Por esta razón conviene hacerse una idea de lo que podría llegar a costar.

No es una tarea sencilla saber o decir lo que cuesta un divorcio, ya que variaría excesivamente si se tratara de un divorcio de mutuo acuerdo o bien otro que implique llegar a juicio. El primer caso sería el más conveniente para ambos.

Si el divorcio no se hace de esta manera cada parte tendrá que contratar un abogado que defienda sus intereses. El proceso se alargará mucho y a consecuencia de esto el precio subiría.

En el otro caso, si el divorcio es de mutuo acuerdo, esto será lo que deba hacer un abogado: redactar la negociación del convenio regulador, liquidación del régimen económico matrimonial, y tramitar el procedimiento judicial. Además de esto, habrá que pagar los aranceles del procurador y tasas.

Si el divorcio no es de mutuo acuerdo se requeriría de lo siguiente: tramitar el proceso hasta llegar a la primera instancia, documentación de las prestaciones reclamadas, liquidación de gananciales, y por ultimo y como se ha citado anteriormente, aranceles del procurador y tasas.

Además de esto, si una de las partes decide recurrir después de dictar la sentencia como es de suponer implicaría más gastos.

En la actualidad ha subido el costo de un divorcio por la ley de tasas

Por culpa de la nueva ley de tasas judiciales, los gastos de un divorcio han aumentado. Si bien hay que aclarar que el ex ministro de justicia rectificó y dejó libre de tasas los divorcios de mutuo acuerdo.

Solamente la petición de divorcio puede suponer un gasto de 300€, de todas formas, la cifra podría variar depende donde se lleve a cabo el proceso. A todo esto habría que añadir las minutas o gastos de los abogados que serían entre 650 y 1.600€ en el caso de que haya acuerdo, si no lo hay serían entre 1.600 y 2.300€. Si una de las partes decide recurrir, esta apelación podría llegar a costar aproximadamente 900€.

La opción más económica es la que hoy en día es llamada como divorcio express, es un proceso muchísimo más sencillo y se lleva por internet. En estos casos no se necesita la separación anticipada de los cónyuges, esto reduce muchísimo el proceso.

Las webs que se dedican a este tipo de divorcios son las que proporcionan los abogados y procuradores, el coste de este tipo de divorcios oscila entre los 450 y 600 euros. Si no hay hijos, pensiones ni reparto de por medio, el divorcio podría hacerse efectivo en solamente dos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *