En la fecha del que hubiera sido el cumpleaños de Kurt Cobain,  queremos indagar en su repertorio más profundo, dejando de lado las canciones de las que se habla siempre, ‘Smells Like Teen Spirit’, ‘Come As You Are’ o ‘Heart shaped Box’, para encontrar 10 tesoros más ocultos entre canciones mucho menos escuchadas, algo fácil si tenemos en cuenta que estamos hablando del mejor compositor de canciones de su generación. He dejado fuera todas las canciones publicadas como sencillos (incluso sencillos más oscuros como la maravillosa ‘Sliver’), además de las que aparecieron en el ‘MTV Unplugged’, su directo más conocido:

Aneurysm

Puede que no sea una de sus canciones más conocidas pero, desde luego, es de las mejores y puede que una de las más representativas de su música, Kurt Cobain era un compositor tan grande que una canción como ésta terminó como cara B, sin incluirse en ningún disco oficial, aunque sí que entró en ese maravilloso cajón de sastre que es ‘Incesticide’. Pero Nirvana no solía olvidarse de ella en sus directos, sabedores de su enorme potencial, es más, se grabaron dos versiones de la misma, una salió como cara B de ‘Smells Like Teen Spirit’ (¿el mejor sencillo de la historia?) y otra para el mencionado ‘Incesticide’. Se trata de una canción gigantesca, desde el brutal comienzo hasta su sucio y liberador riff, todo en ella es un subidón de adrenalina en el que Cobain se desgañita demostrando que es el cantante más intenso que ha existido.

Sappy

No hubo ninguna otra canción que la banda intentara más veces en directo, ‘Sappy’ se grabó en las sesiones de los tres discos de estudio de la banda, ‘Bleach’, ‘Nevermind’ e ‘In Utero’, pero no logró entrar en ninguno de ellos. ¿Por qué? Pues viendo el enorme potencial de la canción es un misterio, según Krist Novoselic, Cobain tenía tanta fe en la canción que nunca se quedaba contento con cómo quedaba, lo que queda claro escuchándola, y sabiendo que fue compuesta en los 80, es que ya demuestra el enorme potencial melódico de la banda y el enorme amor de Cobain por los Beatles. La versión que ha visto la luz es la última, la que grabaron para las sesiones de ‘In Utero’ con Steve Albini que vio la luz en 1993 como parte del recopilatorio ‘No Alternative’.

Lounge Act

Vale esta canción sale en ‘Nevermind’, uno de los discos más famosos de la historia, pero es una de sus canciones menos conocidas y demuestra que en aquel disco Kurt Cobain entregó 12 canciones que podrían haber sido ‘singles’. Quizás lo resume mejor el Padrino del punk, Iggy Pop, que onoció a Nirvana con ‘Bleach’ y dijo lo siguiente: «Todavía me gusta mucho ese disco, pero había una canción, ‘About a Girl’, que no es como el resto del álbum. Sonaba como si alguien le diera Thorazine a los Beatles. Y pensé: «Si hacen un disco lleno de eso, van a ser realmente ricos»«. No se equivocaba.

Molly’s Lips

Esta canción está en representación del amor de Kurt Cobain por la banda escocesa alternativa The Vaselines, de los que llegó a grabar tres versiones, este ‘Molly’s Lips’, ‘Son Of A Gun’, las dos aparecieron en ‘Incesticide’, y ‘Jesus Don’t Want Me For as Sunbeam’, para el ‘MTV Unplugged’. Conain compartía con ellos la facilidad melódica y le añadía su particular rabia.

Been A Son

Otra maravilla que se quedó fuera de ‘Bleach’ por ser demasiado ‘poppy’, una faceta que en aquel disco solo quedó cubierta por ‘About A Girl’, pero se convertiría en fundamental en ‘Nevermind’. Se grabó primero en 1989 para el EP ‘Bleach’ y se volvió a grabar en diciembre de 1991 en una versión más rápida que aparecería en ‘Incesticide’, podría haber sido un éxito por su cuenta sin ningún problema.

Dive

La cara B del maravilloso single con ‘Sliver’ en la primera cara, uno de sus riffs más potentes y agresivos y una exhibición vocal en la que el dolor de Cobain suena explosivo y corrosivo. Una canción que solo se puede escuchar con el volumen al máximo.

Very Ape

La segunda cara de ‘In Utero’ era un ataque frontal a su recién ganada fama, un salvaje escupitajo punk con el que demostrar que no eran unos vendidos. La abría esta abrasiva canción, doble riff a la guitarra, uno tocando acordes y otro muy ruidoso que acompaña, y araña, a lo largo de toda la canción, Dave Grohl se confirmaba como el mejor batería de su época y Cobain como el cantante más expresivo de la misma.

Floyd The Barber

El primer disco de Nirvana, ‘Bleach’, sigue siendo el más desconocido, quizás porque está basado en una banda que intentaba encajar en el sonido más duro y grunge de Sub Pop. ‘Floyd The Barber’ es uno de sus mejores ejemplos, con un riff a lo Black Sabbath en las estrofas, aunque el estribillo es más propio de la banda.

I Hate Myself And Want To Die

La canción que iba a dar nombre a lo que terminó siendo ‘In Utero’, supuestamente como una broma, no llegó a entrar en el disco, aunque iba a ser utilizada como cara B del que iba a ser el último sencillo del disco, ‘Pennyroyal Tea’, pero al tener como fecha de publicación abril de 1994, tuvo que ser retrasado por el suicidio de Cobain que convirtió a esta canción en algo profético. Aun así ya había visto la luz como parte del recopilatorio ‘The Beavis and Butt-Head Experience’ que apareción en noviembre de 1993.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *