El pasado miércoles la ciudad de Kansas City vivió un tiroteo masivo, una lacra que por desgracia ocurre de forma muy habitual en Estados Unidos.

La localidad estaba celebrando la victoria de su equipo local, los Kansas City Chiefs, que han ganado la última Super Bowl.

Más de 1 millón de personas salieron a las calles a recibir a los jugadores y minutos después de que estos se marcharan, se desató la tragedia.

El tiroteo dejó un muerto y 22 personas heridas, de las cuáles varias siguen en estado grave. Los atacantes fueron detenidos rápidamente por las autoridades, incluso uno de ellos fue reducido por varios civiles.

2 menores de edad, presuntos autores del tiroteo

Según han informado las autoridades, los 2 detenidos son 2 menores de edad.

No se ha dado mucha más información sobre ellos de momento. La fiscal del condado, Jean Peters Baker, ha informado de que su intención es juzgarles como adultos, pero la legislación de Missouri establece que primero deben ser juzgados como menores.

El tribunal les ha imputado cargos por tenencia de armas de fuego y desobediencia a la autoridad, aunque se ampliarán los cargos en el futuro, según han señalado fuentes policiales.

«Se prevé que se presenten cargos adicionales en el futuro a medida que continúe la investigación del Departamento de Policía de Kansas City», ha detallado el comunicado del tribunal.

La investigación sigue abierta y las primeras hipótesis policiales parece que descartan el terrorismo o extremismos violentos. Así lo ha indicado la jefa de la Policía de la ciudad, Stacey Graves, que detalló que todo apunta a que el tiroteo se desembocó por una pelea entre varias personas.

Los 2 acusados están detenidos en un centro de menores y la Fiscalía pretende juzgarles como adultos si el tribunal lo permite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *