El 11 de marzo de 2004 se quedó en la memoria de los españoles para siempre, pues el 11-M pasó a la historia como el mayor atentado de la historia de España.

Hasta 13 bombas colocó una célula yihadista en 4 trenes que se dirigían a la estación de Atocha de Madrid, el mayor núcleo de transporte de la capital.

Aquel fatídico día asesinaron a 192 personas y más de 2.000 resultaron heridas.

Hoy, 11 de marzo de 2024, se cumplen 2 décadas de aquella masacre, que además de ser el peor atentado terrorista en España, fue el peor de Europa en el siglo XXI.

4 focos

Antes de las 8 de la mañana 10 bombas explotaron en 4 puntos distintos: en Atocha, en la calle Téllez -muy cerca de esta estación-, en El Pozo del Tío Raimundo y en Santa Eugenia.

Después se supo que el plan inicial de los terroristas era hacerlas explotar en Chamartín y Príncipe Pío, en Madrid capital, y a Alcobendas; pero por suerte estallaron antes de llegar a su destino y el número de víctimas fue menor.

En cuestión de 2 minutos, entre las 7:37 y las 7:39 estallaron 10 bombas. En la estación de El Pozo explotaron sólo 2 de las 4 colocadas, lo que fue clave para la investigación y para un menor número de víctimas.

Madrid se convirtió aquel 11-M en un caos, pues los servicios de emergencia se colapsaron, pero también en una fuente de solidaridad, pues fueron muchos vecinos los que tras las explosiones acudieron a ayudar. En ocasiones incluso antes que las ambulancias o los bomberos.

Caos informativo

El atentado se produjo 3 días antes de las elecciones generales y la campaña informativa del Gobierno de entonces, liderado por José María Aznar (PP), fue un auténtico caos.

En aquel entonces la banda terrorista ETA estaba activa y el terrorismo yihadista era menos conocido y el 11-S de 2001 parecía ya muy lejano.

Las primeras palabras del Ejecutivo fueron para culpar a ETA, pero pronto se vería que el atentado fue yihadista.

Pese a los múltiples indicios que ya manejaban los mandos policiales sobre que el atentado no era obra de ETA, desde el Ejecutivo siguieron insistiendo en esa teoría.

Hasta que finalmente las pruebas apuntan directamente a una célula yihadista y comienzan las detenciones. Miles de personas salieron a las calles a exigir al Gobierno la verdad y a última hora del sábado, en plena jornada de reflexión, el PP acaba confirmando lo que ya era un secreto a voces: Al Qaeda reivindicaba el atentado.

El 14 de marzo, día de las elecciones, el PSOE ganó con 164 escaños (42,5% de los votos). El PP se dejó 35 escaños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *