En pleno año electoral, a sólo 9 meses de acudir a las urnas, llegan serios problemas para el presidente Joe Biden, que busca su reelección.

El informe del fiscal que le interrogó por el problema legal que tuvo Biden por llevarse a su casa documentos clasificados de Estado, concluye que el mandatario tiene serios problemas de memoria.

Y es que este fiscal, en su escrito de casi 400 páginas, sin quererlo, ha creado un problema político en el país, ya que muchos se preguntan ahora no sólo si es apto para ser candidato electoral, sino para estar al frente del gobierno.

«Memoria significativamente limitada»

Según este fiscal, Biden demostró en el interrogatorio «una memoria significativamente limitada» y que esta condición ha empeorado a lo largo de los últimos años en comparación con grabaciones suyas que se tenían de 2017, recordando mejor acciones pasadas.

Robert Hur, que es el nombre de este fiscal, da algunos ejemplos, como que Biden no consiguió recordar siquiera las fechas en las que fue vicepresidente de Barack Obama. Olvidó tanto el año de inicio como el de salida, cuando llegó Donald Trump a la Casa Blanca.

Es más, Hur da un ejemplo muy grave sobre recuerdos familiares: «No recordaba ni siquiera cuándo murió su hijo Beau«. De hecho, le describe como «un anciano con buenas intenciones y mala memoria«.

«Sería difícil convencer a un jurado de que debe condenar a un ex presidente de más de 80 años por un delito grave que requiere de un estado mental de voluntariedad», añade en su informe, usando palabras que han preocupado mucho a la opinión pública.

Ya hay muchas voces en EEUU que aprovechan este informe de conclusiones para arremeter contra el presidente e intentar proceder a una posible destitución por no presentarse apto para el importan cargo de estar al frente del país. Los medios se preguntan si podrá aguantar 4 años más en el puesto:

La investigación

El fiscal especial Hur concluye, más allá de este asunto de la memoria del presidente, que éste retuvo «intencionadamente» documentos clasificados cuando era vicepresidente.

Sin embargo, no presentará cargos contra el mandatario porque considera un atenuante sus problemas de memoria.

«Biden retuvo y divulgó intencionadamente materiales clasificados después de su vicepresidencia cuando era un ciudadano privado», explica en su escrito. Además, descarta mala fe en esta retención: cree que las pruebas que tiene «no establecen la culpabilidad» de Biden «más allá de toda duda razonable».

Biden estalla

Al conocerse este texto, el propio Biden ha estallado contra el contenido del informe y se ha mostrado ofendido. El presidente aseguró que su memoria «está bien» y negó sus problemas.

«Tengo buenas intenciones, y soy un hombre mayor, pero sé qué demonios estoy haciendo«, le contestó a un periodista sobre este asunto.

Pero en esa misma rueda de prensa, demostró otro problema al confundir nombres de mandatarios internacionales, el de México con el de Egipto, originando una nueva polémica:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *