Tras décadas de lucha del movimiento LGTBI griego, el parlamento heleno ha aprobado un proyecto de ley que permite el matrimonio homosexual.

Grecia se ha convertido así en uno de los primeros países cristianos ortodoxos en permitir las uniones de personas del mismo sexo.

Además de permitir el matrimonio civil para la comunidad homosexual, la nueva normativa también permite la adopción de niños.

176 votos a favor

La votación se llevó a cabo durante la noche del jueves y el proyecto de ley salió adelante con 176 votos a favor del total de los 300 escaños que conforman el Parlamento griego.

Una vez que la nueva normativa se publique en el BOE, entrará inmediatamente en vigor.

El debate ha sido muy intenso y bronco, pero finalmente la normativa ha contado con el apoyo necesario para salir adelante. Un apoyo que ha llegado tanto del partido gobernante, Nueva Democracia, como de la oposición de izquierda.

Aunque dentro de los diferentes partidos algunos diputados han votado en contra o se han abstenido. Pero los 176 votos han hecho posible que Grecia dé un paso de gigante en la igualdad y las parejas homosexuales ya podrán casarse y adoptar.

Aunque en la calle, casi al igual que en el Parlamento, hay mucha división, pues la Iglexia Ortodoxa tiene un gran poder y esta institución no apoya el matrimonio homosexual, de hecho lo considera «pecado».

Miembros del colectivo LGTBI han salido a las calles a celebrar el cambio histórico y aunque desde algunos sectores la ley es «insuficiente» por ciertos aspectos que todavía no contempla, el ambiente mayoritario es de una gran victoria.

Grecia se ha convertido en el país número 20 de Europa en legalizar el matrimonio homosexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *