Campaña y akelarre antimadridista después de la polémica de las intervenciones de VAR en el partido de ayer del Real Madrid contra el Almería, que sirvió a los blancos para ganar el encuentro.

El primer tiempo acababa en el Bernabéu con enorme sorpresa, con un 0-2 por sendos errores defensivos, en concreto de Nacho, que desbarataban un partido bastante bueno de los suyos.

Más allá de los errores humanos, la clave fue la segunda parte, cuando las decisiones arbitrales fueron clave para la remontada blanca por 3-2.

Repasemos una a una las jugadas de la polémica del VAR:

  • El 1-1 de penalti por mano, tras revisar la jugada

El árbitro se comió sobre el campo una clara amarilla de Kaiky. El defensor toca claramente con la mano el balón, tras tener el brazo separado del cuerpo. Pero el Almería, que en ese momento no quería ni aceptar la mano, reclamó después falta previa de Rüdiger en el salto sobre Edgar para rematar. También posiblemente de Joselu sobre el propio Kaiky, quien acaba cometiendo mano.

Hay varios vídeos que lo muestran así:

Además, en esta jornada se estrebaba, por casualidad, la divulgación de los audios de las conversaciones del VAR:

  • Gol anulado al Almería: era el 1-3

Quizás es la jugada menos protestada, aunque ha sido también controvertida para los antimadridistas. Lopy inicia una contra y para hacerse con la posición saca su brazo y golpea en el rostro de Bellingham. Falta previa a la jugada del gol de Arribas:

  • El 2-2, gol de Vinicius con el hombro

Es otra jugada muy comentada, pero realmente no hay debate: el reglamento permite que un jugador pueda golpear el esférico con la primera parte del brazo, la que va entre el hombro y lo que se suele conocer como el tramo que va hasta el final de la camiseta de manga corta. Vinicius remata con esa parte de su cuerpo el balón y hace 2-2.

Sin embargo, los sectores antimadridistas, entre ellos el árbitro experto de la SER, Iturralde González, que está en el sumario del ‘caso Negreira‘, y que cenó invitado por el propio Negreira tras una derrota del Real Madrid contra el Barcelona, creen que no debería haberse revisado. Dicho de otra manera, consideran que aunque el gol es legal, debería haberse quedado anulada la jugada porque supone revisar una decisión tomada por el árbitro en directo y sobre el césped. Los madridistas estallan ante este razonamiento.

Otros aficionados revisaron las jugadas por su parte y explicaron que incluso pudo haber más decisiones a favor del Madrid, como una entrada de tarjeta roja contra Bellingham o un claro penalti por agarrón a Brahim que ni se revisó. Tampoco la televisión ofreció una repetición de la jugada:

Ancelotti lo tenía claro tras el partido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *