Juicio visto para sentencia. Las 3 sesiones del juicio a Dani Alves, acusado de violación, han llegado a su fin.

El futbolista ha negado los hechos ofreciendo otra versión distinta (ya van más de 5) mientras que la víctima ha seguido manteniendo lo mismo desde el primer día.

Ha sido uno de los juicios más mediáticos de los últimos tiempos dada la trascendencia del futbolista y la gravedad del delito.

3 jornadas intensas en las que han testificado amigos del futbolista que le acompañaron esa noche, su mujer, Joana Sanz, las amigas de la víctima, trabajadores del local donde presuntamente cometió la agresión sexual. los policías que le atendieron en un primer momento así como los peritos y los médicos forenses.

Un mes para la sentencia

Según ha trascendido, la sentencia de la Audiencia de Barcelona se conocerá en un mes. No hay una fecha exacta, pero según han comentado especialistas judiciales, el caso no es muy complejo y no hay motivos para que se demore en exceso.

Cabe recordar que Dani Alves lleva en prisión preventiva desde el 20 de enero de 2023, por lo que no se debería demorar la resolución.

Parece que antes se conocerá si conceden la libertad condicional al futbolista, que lleva solicitando desde su entrada en prisión preventiva.

Se le ha denegado por el «riesgo de fuga» y la gravedad de los hechos, pero en el juicio su defensa ha vuelto a solicitar la medida junto a la retirada de sus 2 pasaportes, el español y el brasileño.

Tanto la Fiscalía como la acusación particular se han vuelto a oponer a esta medida, pues han argumentado que, ahora que está más cerca una posible condena, existe todavía más riesgo de fuga.

La defensa pide 1 año de cárcel como «alternativa»

La abogada de Dani Alves ha insistido, al igual que el acusado, en la inocencia y ha negado la violación.

El futbolista se ha justificado en que iba «muy borracho» como atenuante, por lo que la defensa ha planteado 1 año de prisión (precisamente lo que ya lleva en preventiva, por tanto podría salir inmediatamente si el tribunal lo acepta) y una compensación de 50.000 euros.

¿Y después de la sentencia?

Alves se enfrenta hasta a 12 años de prisión, la máxima que recoge el Código Penal para una agresión sexual. Es la pena que ha solicitado la acusación particular, pero la Fiscalía ha solicitado 9 años y una indemnización de 150.000 euros.

Una vez se dicte sentencia, tanto si le consideran culpable como si no, no es definitiva.

Ambas partes pueden recurrir primero al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y después al Tribunal Supremo.

Es probable que se agoten todas las vías de reclamación judicial posible hasta llegar a una sentencia firme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *