El pasado mes de diciembre la Iglesia Española hizo público su ansiado informe sobre los abusos sexuales a menores cometidos dentro de la institución.

Según el dossier, que la Conferencia Episcopal Española encargó al bufete Cremades & Calvo Sotelo, se admiten alrededor de 2.000 víctimas.

Ya entonces se criticó que el número de víctimas reconocidas era bajo en comparación a las cerca de 400.000 que se incluyeron en el informe del Defensor del Pueblo.

Pero 2 meses después de hacerse público el informe de la Iglesia, una investigación de ‘El País’ ha descubierto que en su informe omitieron centenares de casos que ya habían confirmado ellos mismos con anterioridad.

En el informe de la Iglesia se incluye una lista con 806 casos de pederastia reconocidos, pero el mencionado diario ha alertado de que hay al menos 300 que no se han incorporado en dicha investigación.

Denuncias y casos omitidos

Casos que, detallan, habían sido reconocidos previamente ya que han sido notificados al Defensor del Pueblo por diócesis y órdenes.

Los datos manipulados también abarcan denuncias, pues según los datos de ‘El País’, el informe eclesiástico ha omitido 654 denuncias.

Han destacado también que las diócesis notificaron al Defensor del Pueblo un número mínimo de víctimas mayor que el que después se ha recogido en el informe de la institución.

En este sentido ha chocado que en la investigación episcopal no se hayan incluido los casos de Los Maristas, que es precisamente la segunda congregación con mayor número de denuncias de abusos sexuales a menores.

Y han dejado fuera también algunos de los casos más sonados en otras escuelas católicas como el de la Abadía de Montserrat o el del colegio San José de los menesianos de Bermeo.

‘El País’ ha recogido también el testimonio de varias órdenes o diócesis que, tras conocerse esta manipulación de las cifras, han mostrado su malestar con la Conferencia Episcopal.

«Muchas diócesis están hartas de los fontaneros de la Conferencia Episcopal», ha señalado al periódico un miembro de una de las diócesis.

Por su parte, la CEE ha achacado las discrepancias a posibles diferencias de «criterio» e insisten en que han dado siempre todos los datos disponibles al Defensor del Pueblo.

«Cada uno tiene su metodología y su criterio de actuación y puedo decir que son paralelos. Hemos detectado numerosos casos que aparecen en diversos de ellos. Nosotros hemos ofrecido nuestra colaboración poniendo a disposición la información de que disponemos, sin embargo, aunque tenemos la voluntad que nuestro informe no deje fuera ningún caso, no hemos recibido la información suficiente para poder hacerlo así», ha señalado el responsable de prensa de la institución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *