Desde ayer se asegura que Kylian Mbappé ya ha cerrado su contrato con el Real Madrid porque el equipo blanco presionó para que estuviera acordado cuanto antes y evitar sustos posteriores.

La duda desde entonces era conocer la cuantía de la ficha del delantero galo, y parece que ya ha trascendido. Según la ‘SER’, el francés ganará 14 millones de euros netos al año.

Eso supondrá al Real Madrid desembolsar unos 30 millones anuales brutos, además de prometerle una serie de pluses e incentivos para equiparar lo más posible sus ganancias actuales, pero siempre vinculado a su rendimiento deportivo.

Se busca evitar otro caso ruinoso como el de Hazard. Dicho de otra manera: Mbappé se hará de oro en Madrid, pero sólo si se lo gana en el campo.

El contrato, según la ‘SER’, está acordado pero no firmado, y han dado su ‘ok’ todas las partes porque el delantero ha cedido en sus pretensiones. Una cesión que está lejos de la perspectiva de la madre del jugador, que es su principal agente, y que le recomendaba seguir en París o escuchar ofertas superiores, como las que pudieran llegar de Inglaterra.

Pero el sueño de Mbappé desde su infancia es vestir de blanco y emular a uno de sus ídolos, Cristiano Ronaldo, además de los franceses Zidane y Benzema.

El contrato sería de una duración de 5 años, llevaría el dorsal ’10’ si finalmente Modric confirma su salida, y el club merengue pagará una prima de fichaje, habitual en los jugadores que llegan libres de su equipo de origen. Es la misma que cobraron, aunque de menor cuantía, Alaba o Rüdiger, por ejemplo. En el caso del delantero francés se habla de unos 130 millones, pero es una cifra no confirmada por ninguna de las partes.

La ‘SER’ también asegura que Mbappé cobrará una prima especial de 30 millones en cada uno de esos 5 años de contrato, vinculado a rendimiento deportivo. Habría un premio especial si logra el Balón de Oro, por ejemplo.

Encaje deportivo y financiero

En total, el Madrid invertirá en estos años 500 millones de euros en la estrella francesa, porque Florentino Pérez está convencido de que lo recuperará con creces tanto en la vía económica como en la deportiva.

Aunque muchos dudan de que todo salga bien, el presidente del club busca otra era galáctica, ya que coincidirán sobre el césped jugadores como el propio Mbappé con Vinicius, Bellingham o Rodrygo.

Pero las primeras voces críticas ya han llegado: creen que si Mbappé finalmente llega a Madrid supondrá un efecto inflacionario en la plantilla porque otras estrellas blanca pedirán aumento de ficha y otros pluses.

Además, el contrato de imagen de Mbappé es más libre para que éste pueda tener más ganancias personales, y sus compañeros pedirán un trato igual.

En el ámbito deportivo, se duda de su encaje. Creen que obligará a Vinicius a recortar su zona de acción -ambos hacia la izquierda- y que quitará un hueco a delanteros como Rodrygo, Brahim o Joselu. También frenaría el progreso de Endrick, que llega este verano con la vitola de ser el futuro astro brasileño.

Sin embargo, ni Mbappé, ni Rodrygo, ni Vinicius ni Endrick son puros 9, así que si nadie quiere desempeñar ese rol, Ancelotti tendrá un serio problema táctico y técnico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *