A lo largo del viernes se hizo viral el vídeo de un joven que andaba por un andén del Metro de Barcelona (TMB) agrediendo a mujeres con golpes en la cabeza.

En seguida se publicó el vídeo grabado con las cámaras de seguridad de TMB para que pudiera identificar y localizar a dicho agresor.

Pocas horas después, los Mossos d’Esquadra detenían al hombre, que actuó de esta manera violenta y descontrolada en la estación de Camp de l’Arpa, de la línea 5.

En las imágenes, se puede ver al joven caminando por el andén y mientras avanzaba, golpeó al menos a 5 mujeres que esperaban al tren, de pie o sentadas. Una de ellas recibió un golpe tan duro que incluso cayó al suelo.

Fue retenido al momento pero soltado

Los vigilantes del suburbano retenieron al agresor nada más conocerse la agresión, y lo pusieron a disposición del cuerpo de policía autonómica. Pero estos agentes, tras identificarlo, lo dejaron en libertad, puesto que las víctimas no recibieron lesiones ni heridas de gravedad.

Sin embargo, después de que las imágenes fueran virales y se analizaran con detenimiento, se valoró que había que abrir una investigación y localizarlo para detenerlo.

Así fue horas después. El Metro de Barcelona facilitará ayuda a las víctimas de la agresión y condenaba lo ocurrido.

Los primeros indicios apuntan a que el agresor presentaba algún transtorno o enfermedad mental. Sin embargo, el caso en seguida tomó un tono xenófobo y racista al saberse que el agresor era un joven magrebí.

Las redes sociales se llenaron de mensajes de tinte racista y ultraderechista:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *