La Guardia Civil ha detenido a un párroco de Don Benito (Badajoz) y a su pareja sentimental en el marco de una investigación contra el tráfico de Viagra, un medicamento para tratar la disfunción eréctil, y otros «potentes afrodisíacos» en esta localidad pacense.

La operación continúa abierta y se ha decretado el secreto de las actuaciones, según han informado fuentes del instituto armado. El detenido es el cura de la parroquia de San Sebastián y las detenciones tuvieron lugar este lunes.

Se trata de un párroco y su pareja sentimental, quienes presuntamente estarían involucrados en una trama de tráfico de Viagra y «otros potentes afrodisíacos». Ambos fueron detenidos en la vivienda anexa a la parroquia en la que residían y en el registro de la casa los agentes se incautaron de abundante material estimulante.

Por su parte, el Obispado de Plasencia, del que depende Don Benito, ha mostrado, a través de un comunicado, su disposición a colaborar en todo lo que sea necesario y «se nos requiera y afrontar las actuaciones pertinentes». «Estamos aguardando a que se esclarezcan los hechos, ya que la investigación sigue su curso», ha agregado.

Delatados por un cliente habitual

Según indican las fuentes del periódico ‘El Mundo’ que se alzó con la primicia, una de las personas que compraba la Viagra y los otros estimulantes reconoció que las personas que le abastecían de esas sustancias eran los 2 detenidos.

Por el momento no se han llevado a cabo más detenciones, aunque a última hora de la tarde de ayer los agentes de la Guardia Civil no descartaron que se pudieran producir más arrestos.

Tras su detención, el Instituto Armado llevó a cabo durante toda la tarde un minucioso registro en el domicilio conyugal en el que se intervinieron «abundantes sustancias listas para vender». De esta manera, la Guardia Civil acusa a los 2 detenidos de un delito de tráfico de sustancias perjudiciales para la salud fuera del circuito legal.

Protección divina

Según señalan varias fuentes, el sacerdote actuaba con «total impunidad» debido a que creía que gozaba de una «protección divina». Por ello, el párroco se creyó impune, lo que hizo que en determinados momentos se relajara y bajara la guardia, algo que facilitó que la investigación se llevase a cabo.

El delegado del Gobierno en Extremadura, José Luis Quintana, ha confirmado esta mañana la detención de las 2 personas en Don Benito y ha esquivado ofrecer más información alegando que la operación «sigue abierta», por lo que ha instado a «dejar que la Guardia Civil haga su trabajo». El juzgado instructor ha decretado secreto de sumario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *