Los hechos ocurrieron la pasada semana, cuando unos agentes patrullaban por esta zona de la ciudad y observaron a un hombre, con antecedentes por menudeo de sustancias estupefacientes, introducirse en un local de belleza abierto al público, según ha informado el cuerpo policial en un comunicado.

Los policías se dirigieron al local, en un momento en el que había dos clientes en el establecimiento, y le preguntaron a la encargada –la mujer detenida– dónde se encontraba el hombre que acababa de entrar, a lo que esta les respondió que estaba en una sala de espera en la trastienda.

Los agentes accedieron a la habitación y lo encontraron en el lugar, por lo que le cachearon e inspeccionaron el local. Como resultado, localizaron diversas bolsitas de cocaína para su venta, heroína y dinero en efectivo.

De esta manera, los agentes dedujeron que el presunto autor de los hechos accedía a menudo al lugar, para usar el baño, y la encargada le facilita el almacenaje de las sustancias estupefacientes para luego venderlas. Por todo ello, se ha procedido a la detención de las dos personas por un posible delito contra la salud pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *