Hoy 17 de marzo se celebra la festividad de San Patricio patrón de Irlanda. Se trata de la fiesta nacional irlandesa y cada vez se conmemora más de manera recreativa en todo el mundo.

El origen de San Patricio (en irlandés: Lá Fhéile Pádraig) es el siguiente: fue un misionero cristiano y es el patrón de Irlanda, junto a santa Brígida y san Columba. Fue un predicador y religioso de Britania, tradicionalmente considerado el introductor de la religión cristiana en la isla y responsable de la expulsión de las serpientes de la isla según la tradición.

Patricio era hijo de Calpurnius, un diácono cristiano que también era decurión, lo que probablemente significaba en la época que ostentaba alguna clase de alto cargo civil, además de poseer tierras y disponer de servicio. Su abuelo, Potitus, también era religioso y es presentado como presbítero.

Fuentes posteriores informan que su madre se llamaba Concessa y que Patricio podría tener también nombres de raíz británica: Magonus o Succetus.

La tradición irlandesa le atribuye la hazaña de haber librado la isla de serpientes. Actualmente, Irlanda es la única región de las islas británicas que no posee ofidios silvestres, debido a su separación de Gran Bretaña poco después de finalizar la última glaciación.

St. Patrick’s Day, El día de San Patricio

Su fiesta, el Día de San Patricio, se celebra cada 17 de marzo es celebrada no solo en Irlanda, de donde es patrón, sino en el mundo entero con las pintas de Guinness, incluso cerveza verde elaborada por Guinness especialmente para cada 17 de marzo.

El Día de San Patricio conmemora el fallecimiento de San Patricio (c. 386-17 de marzo de 493 o c. 460) y se celebra a nivel mundial vistiéndose todo el mundo de verde y asistiendo a desfiles. En Dublín llegan incluso a teñir el río Liffey de verde.

San Patricio tuvo que explicar una vez lo que era la Santísima Trinidad. Para que todos lo entendieran, utilizó un trébol como muestra, explicando que la Santísima Trinidad, al igual que el trébol, era una misma unidad, pero con tres personas diferentes. La primera hoja de trébol era el Padre, la segunda era el Hijo, y la última el Espíritu Santo. Luego de ello, el trébol de tres hojas que representa a las tres personas de la Trinidad, pasó a ser un símbolo de la iglesia de Irlanda.

San Patricio en España

San Patricio es patrón de la ciudad de Murcia y su antiguo reino, debido a que la reconquista de estos territorios se produjo el día de la festividad del santo del año 1452, tras la victoria obtenida por las tropas cristianas de Juan II de Castilla en la batalla de Los Alporchones.

También es patrón de la localidad granadina de Albuñol debido a que, según la tradición, apareció una imagen del santo en la playa proveniente de los restos de un naufragio de un barco irlandés. Así mismo, su nombre figura entre las celebraciones del Calendario de Santos Luterano.

San Patricio no es sólo una figura para el catolicismo, sino también para la inglesa anglicana y la ortodoxa.

La historia de Irlanda

Desde la prehistoria, hubo presencia de tribus celtas en la isla. Sin embargo, el cristianismo llegó a Irlanda en el siglo V con San Patricio, quien es conocido como el santo patrón de Irlanda.

San Patricio fue un misionero que viajó a Irlanda desde Gran Bretaña y evangelizó a los irlandeses. Durante el siglo VI, se establecieron numerosas comunidades monásticas en toda la isla, lo que convirtió a Irlanda en un centro de aprendizaje y cultura en Europa.

En el siglo IX, los vikingos comenzaron a invadir Irlanda y establecieron asentamientos en la costa. Sin embargo, el control vikingo sobre Irlanda nunca fue completo y los clanes irlandeses continuaron gobernando gran parte de la isla.

En el siglo XII, la autoridad de la iglesia y el estado comenzó a centralizarse bajo la dinastía de los O’Brien. A mediados del siglo XIII, el rey de Inglaterra, Enrique II, reclamó su autoridad sobre Irlanda y comenzó la conquista normanda de la isla.

En los siglos siguientes, la colonización inglesa se intensificó y los irlandeses lucharon por su independencia. En 1916, un grupo de republicanos irlandeses intentó un levantamiento contra el gobierno británico, conocido como el Alzamiento de Pascua. Aunque fue rápidamente sofocado, se convirtió en un catalizador para la independencia irlandesa.

En 1921, el Tratado de Londres estableció el Estado Libre Irlandés, un estado autónomo dentro del Imperio Británico. Sin embargo, la partición de Irlanda en el norte protestante y el sur católico dio lugar a conflictos violentos en las décadas siguientes, conocidos como «The Troubles» término utilizado para referirse a los conflictos violentos en Irlanda del Norte, que tuvieron lugar desde finales de la década de 1960 hasta la firma del Acuerdo de Viernes Santo en 1998.

En 1998, se firmó el Acuerdo de Viernes Santo, que puso fin a los conflictos violentos y estableció un proceso de paz en Irlanda del Norte. Desde entonces, Irlanda ha prosperado como un estado miembro de la Unión Europea, con una economía moderna y una cultura rica y diversa.

El Acuerdo de Viernes Santo, también conocido como el Acuerdo de Belfast, fue firmado en 1998 y estableció un marco político para poner fin a los conflictos violentos en Irlanda del Norte, conocidos como «The Troubles». El acuerdo estableció los siguientes aspectos:

  1. Establecimiento de una Asamblea de Irlanda del Norte: se estableció una Asamblea para que los representantes electos pudieran tomar decisiones sobre los asuntos relacionados con Irlanda del Norte.
  2. Poder compartido: se estableció un sistema de poder compartido entre los partidos políticos de Irlanda del Norte para asegurar que todas las comunidades tengan voz en el gobierno.
  3. Desarme: se estableció un proceso de desarme de las organizaciones paramilitares y la eliminación de armas ilegales.
  4. Derechos humanos: se estableció un Comité de Derechos Humanos y se comprometió a garantizar que los derechos humanos se respeten en toda Irlanda del Norte.
  5. Reunificación irlandesa: se acordó que la cuestión de la reunificación irlandesa sólo se puede resolver mediante el consentimiento de la mayoría de la población de Irlanda del Norte y del resto de la isla de Irlanda.

El «Good Friday Agreement» ha sido fundamental para mantener la paz y la estabilidad en Irlanda del Norte durante los últimos años. Aunque desde el Brexit los desafíos han aumentado por la incompatibilidad de algunos aspectos del Brexit con los Acuerdos del Viernes Santo, pero es indudable que ha sido un paso importante para la reconciliación y la convivencia pacífica entre las comunidades en Irlanda del Norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *