Los influencers han crecido de forma exponencial con el boom de las redes sociales, una de las nuevas profesiones ligadas a las tecnologías.

Estos perfiles se imponen como grandes altavoces dado su nivel de influencia, por lo que las marcas trabajan mucho con ellos para promocionar sus productos.

Pero el Ministerio de Consumo ha puesto el foco en estos perfiles ya que según una investigación reciente el 70% de ellos no cumple con la normativa en materia de publicidad.

Al igual que en televisión, radio o prensa escrita se tienen que identificar los contenidos publicitarios para conocimiento del consumidor, la normativa española se actualizó para que los influencers también tuvieran que someterse a ella.

En Instagram y TikTok los influencers inundan de contenido sus perfiles y gran parte de este se trata de promociones o campañas publicitarias, pero en algunos casos lo hacen pasar por contenido orgánico.

La Red Europea de Cooperación para la Protección de los Consumidores (Red CPC) ha investigado más de 500 perfiles de personas consideradas influencers dado su volumen de seguidores.

En España, en concreto, se han analizado los perfiles de redes sociales de unos 40 perfiles considerados influyentes y para sorpresa de las autoridades, sólo 1 de cada 4 (el 70%) atribuía correctamente los contenidos publicitarios.

Consumo avisa, pero de momento evita sancionar

Dentro de la investigación de la Red CPC ha participado también el Ministerio de Consumo así como las autoridades competentes en esta materia de algunas comunidades.

La investigación ha confirmado que muchos creadores de contenido evitan acreditar correctamente los contenidos publicitarios.

Y no será porque las plataformas no cuenten con los medios, pues todas cuentan con las opciones de etiquetas de colaboración pagadas o fórmulas parecidas, fácilmente identificables para los consumidores.

En su lugar abogan por poner en los vídeos o imágenes hashtags con las palabras AD o Publi, diminutivos de Advertisement o Publicidad. Palabras que figuran la mayoría de las veces en tamaño muy reducido y en espacios donde apenas se ven, por lo que se dificulta que el usuario identifique el contenido como publicidad.

Estas prácticas resultan en incumplimientos o potenciales incumplimientos de la normativa audiovisual, que el Gobierno va a endurecer en los próximos meses.

Por ello desde Consumo han enviado tanto a influencers como a agencias de influencer marketing una notificación así como asesoramiento para evitar estas prácticas.

Les han advertido que de seguir con este tipo de prácticas se corre el riesgo de recibir una sanción económica.

España ya modificó la ley audiovisual para acercarse a la directiva europea, pero está pendiente de aprobar un Real Decreto que defina más concretamente todo lo relacionado a la figura del influencer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *