Investigan si hubo denuncias previas tras conocerse que la pareja había mantenido una discusión antes del suceso

El detenido en la madrugada del pasado domingo por incendiar su vivienda con su mujer y su hijo dentro prendió fuego a una manta, que la víctima trató de apagar con las manos, antes de huir del inmueble.

Los agentes de la Policía Nacional que participaron este domingo en el operativo han explicado este lunes algunos detalles de su participación en el dispositivo y han señalado que tras conocerse que antes del incendio el hombre había mantenido una discusión con la mujer antes de amenazarla y provocar el incendio, las unidades especializadas tratan de averiguar si había habido alguna denuncia.

«La mujer trató de apagar la manta como pudo, con las manos, antes de huir con el niño», han explicado.

Según han relatado, tras recibir el aviso del incendio provocado, acudieron al lugar «como si estuvieran en un circuito, lo más rápido posible, literalmente a la carrera». A su llegada, al conocer que en un piso colindante había una personas de unos 90 años con movilidad reducida, los acontecimientos se precipitaron.

«Solicitamos una maza a través del equipo de transmisiones, pero no podíamos esperar y dimos una patada en la puerta para acceder al piso», ha explicado el oficial Óscar Mora.

Sobre el estado de la mujer y el niño, los agentes han reconocido que llegaron a sentir impotencia ante la imposibilidad de actuar ante la virulencia de las llamas mientras esperaban a los bomberos.

Por suerte, en relación al estado de las víctimas, recibieron la comunicación de que habían podido escapar de la vivienda y que estaban en buen estado.

El acusado de provocar el incendio fue localizado poco después en las inmediaciones, después de que los policías recibieran su descripción. El hombre ya ha ingresado en prisión provisional.

ANGUSTIOSO RESCATE A GATAS

Los policías han relatado igualmente el rescate del anciano, que podía haber acabado en tragedia. Los agentes lograron acceder a la vivienda pensando que no habría humo ni fuego y al derribar la puerta se encontraron con todo lo contrario y con que el humo les obligó a desplazarse gateando.

De hecho, tuvieron que recibir asistencia médica. Los policías han contado como al acceder a la vivienda vieron una silla de ruedas lo que hizo que «aumentara la tensión por poder encontrar a la persona».

El anciano, han añadido, estaba en la habitación más cercana a la otra vivienda durmiendo en un sofá. «Lo sacamos en volandas», ha añadido el agente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *