El índice de pobreza en la Argentina de Javier Milei experimentó un importante aumento durante el mes de enero, alcanzando el 57,4% de la población.

Este dato representa el nivel más elevado en 2 décadas y la cifra fue revelada en un informe elaborado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA).

De acuerdo con este informe, la implementación de medidas económicas por parte del presidente Javier Milei tras su asunción en diciembre desencadenó una devaluación que impactó directamente en el incremento de los precios de la cesta básica, exacerbando así el nivel de pobreza.

Durante el último mes del año 2023, la tasa de pobreza se situaba en el 49,5% de la población, lo que indica un notorio empeoramiento en apenas un mes, de 8 puntos al alza.

Además, el nivel de indigencia también experimentó un aumento durante enero, llegando al 15%, en comparación con el 14,2% registrado en diciembre, tal como informaron los medios el pasado domingo.

En relación a este panorama, el presidente Milei dio hace unos su versión, apuntando al pasado y echando balones fuera: «La verdadera herencia del modelo de la casta: 6 de cada 10 argentinos son pobres. La destrucción de los últimos 100 años no tiene parangón en la historia de Occidente».

Los datos proporcionados por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA plantean la necesidad de implementar políticas públicas efectivas que aborden esta situación de manera integral y prioricen el bienestar de la población más vulnerable.

La ‘era Milei’Milei, economista de ideología liberal radical, asumió la presidencia el pasado mes de diciembre de 2023 con la promesa de llevar a cabo la dolarización de la economía, poner fin a una inflación que superaba el 200% anual, eliminar el déficit fiscal y erradicar los privilegios de la clase política, a la que él se refiere como ‘la casta’.

Pero desde el inicio de su mandato, su gobierno implementó una devaluación de la moneda local del 54,2%, provocó que el tipo de cambio pasara de 350 pesos por dólar a 830 pesos. Esta medida tuvo como consecuencia una significativa disminución del poder adquisitivo de los argentinos y un notable incremento en los precios de los productos y servicios.

Mientras, las previsiones de crecimiento y de inflación no pueden ser más negativas para el país. El FMI espera que la inflación baje a lo largo del año, pero ahora mismo es del 20%.

En cuanto al PIB, espera una contracción del -2,8% para este 2024. En todo caso cree que en 2025 rebotará y crecerá un 5%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *