El rey Juan Carlos I llevaba en Emiratos Árabes desde agosto de 2020, cuando los múltiples escándalos económicos no dejaban de surgir y decidió marcharse del país.

Finalmente se archivaron todas las causas contra él, pero siguió residiendo en el país árabe. Siempre ha manifestado su intención de regresar a España, algo que tanto al Ejecutivo como al actual rey, su hijo Felipe VI, no les acababa de agradar.

Desde su abdicación, la monarquía ha llevado a cabo un lavado de cara de la institución para intentar desprenderse de la esencia de corrupción, por lo que Felipe y Letizia apenas se han relacionado con el emérito en este tiempo.

Desde hace tiempo se rumoreaba que el monarca estaba deseoso de volver a España y se acaba de confirmar que se ha instalado en Europa. Por lo menos durante un tiempo.

Se instala en Suiza

La revista ‘Semana’ ha confirmado que el emérito lleva 2 semanas residiendo en Europa, concretamente en Suiza.

La ciudad elegida por Juan Carlos I para vivir (al menos temporalmente) ha sido Ginebra, ciudad donde reside también su hija, la infanta Cristina.

En Ginebra reside la infanta junto a su hijo, Miguel Urdangarín, con el que se ha visto al monarca.

Según la revista, el emérito lleva 15 días instalado en el país. De hecho, tras participar en la regata en Sanxenxo el pasado fin de semana, voló directamente a Ginebra.

Las fotos han confirmado que está instalado en el lujoso hotel Four Seasons de la localidad, aunque se desconoce si será su residencia permanente el tiempo que se quede en Europa o buscará más adelante otro alojamiento.

Reformando su casa de Emiratos

El citado medio ha confirmado también que la vivienda en la que reside en Abu Dabi está siendo reformada para adaptarla a sus necesidades de movilidad, por lo que podría no haberse mudado de forma definitiva.

En los próximos meses tiene varias citas en España y en Suiza, como la boda del alcalde madrileño José Luis Martínez-Almeida, entre otros compromisos.

Se cree que el motivo de instalarse ahora en Suiza responde a poder viajar de forma más habitual a España y evitar vuelos tan largos, pues el emérito tiene ya 86 años y necesita ayuda para moverse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *