El Consejo de Seguridad Nacional, presidido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha aprobado este martes una nueva Estrategia Nacional contra el Terrorismo, que vuelve a apuntar al yihadismo como la principal amenaza. Destaca, también, el empleo cada vez mayor de recursos de tecnología avanzada, como drones, criptografía y redes sociales.

Pone el foco también en la invasión de Ucrania como «vector catalizador del terrorismo» hablando de que ha aumentado el flujo de armas y explosivos en Europa; y remarca que la guerra entre Israel y Hamás en Gaza supone un «nuevo foco de instabilidad mundial» que puede subir el riesgo «real y directo» de afectación sobre la amenaza terrorista, el extremismo violento y la aparición de nuevos movimientos que promuevan ideologías radicales y violentas.

El documento, además, indica que el terrorismo actual dispone de una estructura más descentralizada y difusa, lo cual hace más complicado su identificación y desmantelamiento y busca la actuación de «actores solitarios sin vínculos con organizaciones» y con afectación por algún trastorno mental.

El Daesh y Al Qaeda, principales amenazas

La nueva Estrategia Nacional contra el Terrorismo y la Radicalización Violenta continúa por los mismos cauces con respecto a la anterior, y advierte como principal amenaza el terrorismo yihadista del Estado Islámico (Daesh) y Al Qaeda. En la actualidad, señala el informe, sus estrategias para Occidente se focalizan en la «activación de sus seguidores» para que realicen acciones de terrorismo individual.

La descentralización creciente del fenómeno (cada vez más «lobos solitarios») ha añadido dificultad para combatirla. Por otro lado, preocupa la alta radicalización en las prisiones y la propaganda, que trata de llegar cada vez a más adeptos, y a personas vulnerables. La salud mental se coloca como una de estas vulnerabilidades.

Asimismo, pone de manifiesto el papel de las redes sociales y las nuevas plataformas, que se han convertido en medios cada vez más efectivos para los grupos terroristas y extremistas violentos que reclutan y radicalizan a nuevos miembros gracias a ellas.

El nuevo plan habla del Sahel, el Cuerno de África y el Golfo de Guinea como «las principales zonas del África subsahariana donde la violencia terrorista se ha incrementado de manera exponencial» a las que habría que sumar crisis de gobernabilidad, violencia interétnica o emergencias humanitarias que aumentan la inestabilidad.

«Esta crisis multidimensional del Sahel afecta indefectiblemente a la estabilidad en la zona y, de manera directa, a los intereses nacionales de España», se lee en el informe, que hace referencia a la «amenaza terrorista y al aumento de los flujos migratorios irregulares que pueden ser aprovechados por elementos terroristas para dar cobertura a sus desplazamientos«.

Para luchar contra el yihadismo, la Estrategia plantea nuevas leyes para contrarrestar la propaganda, dificultar la financiación y aumentar la cooperación internacional.

«La colaboración y la cooperación europea e internacional en materia de seguridad en la zona se conforma como la herramienta fundamental para contrarrestar y frenar el aumento de esta amenaza», se puede leer en el documento, de 62 páginas.

La guerra de Ucrania pone más armas en circulación

La Estrategia indica que las guerras de Ucrania y Gaza suman nuevos riesgos y ayudan a los radicalismos. El conflicto ucraniano ha subido el flujo de armas por Europa, mientras que la situación en Gaza puede aumentar el extremismo en el Viejo Continente.

«En el continente europeo somos conscientes de los escenarios de máxima preocupación» ha dicho Alegría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, este martes.

Alegría ha manifestado que el Consejo, reunido en Moncloa, ha aprobado también el Informe Anual de Seguridad Nacional de 2023 y la Estrategia de Seguridad Marítima.

El Consejo de Seguridad Nacional, en su condición de Comisión Delegada del Gobierno para la Seguridad Nacional, es el órgano que tiene que asistir al presidente del Gobierno en la dirección de la política de Seguridad Nacional y del Sistema de Seguridad Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *