Francia se ha convertido en el primer país que ha metido el derecho al aborto en su Constitución. Las dos cámaras del Parlamento francés han dado su aprobación al texto en una sesión conjunta extraordinaria en el Palacio de Versalles.

Un total de 780 diputados han dicho sí a la introducción de la siguiente frase en el artículo 34 de la la Carta Magna: «La ley determina las condiciones en las que se ejerce la libertad garantizada a la mujer de recurrir a la interrupción voluntaria del embarazo«.

Únicamente 72 diputados han votado en contra en una votación histórica que ha llegado con una gran ovación en el hemiciclo.

Para su aprobación era necesario que 555 de los parlamentarios votaran sí a la revisión que había sido ya aprobada, por amplia mayoría, por ambas cámaras de forma separada. Por ello, ya se esperaba que el texto que había propuesto el presidente de la República, Emmanuel Macron, consiguiera su aprobación.

Como ninguno de los dos hemiciclos habituales puede tener tal cantidad de parlamentarios, se decidió por esa sala rectangular para celebrar los llamados Congresos que reúnen a los representantes de ambas cámaras parlamentarias.

A diferencia de lo que se suele hacer, diputados y senadores se han sentado por orden alfabético y no por su pertenencia a un partido político, en una sesión que ha sido dirigida por la presidenta de la Asamblea Nacional, Yaël Braun-Pivet. Al ser la primera mujer al frente a la cámara baja, también va a ser la primera que presidirá un Congreso.

El Congreso de Versalles ha aprobado 21 revisiones desde 1958

El presidente, Emmanuel Macron, tiene prohibido ir a este órgano legislativo cuando se encuentra en sesión deliberativa, como la que ha tenido lugar este lunes. Macron ya ha reunido el Congreso en dos ocasiones, en 2017 y 2018, para exponer líneas de su acción de Gobierno, y había prometido hacerlo cada año, pero al final renunció a ello. Su antecesor, el socialista François Hollande, también lo había reunido en 2015, para enseñar la unidad de la nación tras los duros atentados yihadistas que sufrió el país.

Pero la última vez que esta reunión de diputados y senadores se hizo para modificar la Constitución fue en 2008, bajo la presidencia del conservador Nicolas Sarkozy, que metió reformas en instituciones. En total, el Congreso de Versalles ha dado validez a 21 de las 24 revisiones de la Constitución de 1958. El resto se han decidido por referéndum, a excepción de una que lo fue por un procedimiento parlamentario que ya no se utiliza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *