Tristemente en el mundo del fútbol habíamos visto casi todo. Porque nos quedaba una agresión inesperada por ver: un aficionado metiendo un dedo por el culo a un jugador.

Sucedió durante el Rayo Vallecano-Sevilla disputado el lunes en Liga, cuando el argentino Lucas Ocampos se disponía a sacar un balón de banda, muy cerca de la hinchada local.

El incidente tuvo lugar en el minuto 32 de la primera parte, cuando el futbolista del conjunto visitante se acercaba al lateral para poner el balón en juego, estando pegado a la grada.

Fue cuando, sin aviso previo, un aficionado local le tocó el culo, en concreto parece que metiéndole un dedo entre las nalgas.

La reacción fue contenida, para evitar la violencia, pero el argentino del Sevilla se dio la vuelta para reclamarle su gesto al aficionado, que era aparentemente un menor de edad.

Le dijo algunas palabras y pidió al árbitro que tomara nota de lo currido. El colegiado, tras consultar qué había ocurrido, avisó de inmediato al delegado de campo del Rayo para apercibir al aficionado y reclamar que no tuvieran lugar más incidentes semejantes.

Pero Ocampos volvió a la banda para sacar otro balón y el chico le reclamó que se hubiera quejado del incidente anterior, generando una polémica, lo que provocó que el argentino le reclamara su actitud, parece que con palabras más gruesas, provocando que los aficionados que estaban cerca protestaran contra él.

Entonces, los vigilantes de seguridad del estadio tuvieron que intervenir, exigiendo al aficionado que dejara de crear polémicas y se limitase a disfrutar del encuentro sin más incidentes.

Ocampos: «Si lo del dedo llega a pasar en el fútbol femenino…»

Tras el partido, Ocampos protestó por lo ocurrido en el campo de Vallecas: «Siempre un tonto en todos lados. Lo que me da pena es que se mancha el fútbol».

Reflexionando sobre su contención ante lo ocurrido, comentó: «La verdad es que me duele, porque creo que hubiera reaccionado de otra manera, estuve a punto, pero tengo familia y unas hijas que tienen que ir al colegio mañana y su papá le pegó a un aficionado«.

Pero después fue a mayores y consideró que podría ser una agresión sexual: «Si [esto] pasara en el fútbol femenino, estaríamos hablando de otra cosa. Hay que hacer hincapié en esto. Ojalá La Liga tome represalias. Estas cosas no pueden pasar».

Insistiendo en que pudo contenerse, pide más ayuda a los futbolistas: «Hoy me pasó a mí y gracias a Dios no reaccioné. Otro jugador pudo haber reaccionado y hubiese sido un escándalo, pero no esto es un partido de fútbol y estoy haciendo mi trabajo».

El Sevilla emite un comunicado de apoyo

Ante lo sucedido, su equpo, el Sevilla, emitió un comunicado para condenar el incidente y dar su apoyo a Ocampos: «El Sevilla FC lamenta profundamente el hecho acaecido este lunes en el partido ante el Rayo Vallecano, en el que nuestro jugador Lucas Ocampos sufrió un gesto obsceno y totalmente inapropiado por parte de un aficionado local».

Ahora, espera que «se tomen las medidas oportunas que tipifica el reglamento para que no se vuelvan a repetir comportamientos así en un campo de fútbol, y así se lo ha trasladado a LaLiga».

Por último, el Sevilla «transmite su máximo apoyo a Lucas Ocampos, que demostró saber estar y una enorme profesionalidad, pese a la inaceptable actitud del aficionado que le increpó».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *