Aunque en plena moda de la inclusión de la inteligencia artificial (IA) en el mundo de la empresa se habla de que supondrá mejorar la tecnología, el bienestar en la sociedad incluso crear nuevos puestos de trabajo específicos, hay otros informes mucho más pesimistas al respecto.

Según un reciente informe de ‘Randstadt Research‘, de la conocida empresa de trabajo temporal, la estimación del efecto neto que la IA dejará en la ocupación del país será ligeramente negativo.

En concreto, se calcula que dará lugar a una pérdida potencial de unos 400.000 empleos en los próximos 10 años.

Si bien es cierto que la expansión de la IA en la actividad empresarial creará nuevas oportunidades económicas, nuevas funciones y empleos, traerá un saldo negativo en el total de contratos al sustiuir estos sistemas a labores que realizan humanos de manera mecánica.

Dependiendo del sector

De hecho, Randstadt Research calcula que su efecto para la próxima década en España arroja una creación de 1,61 millones de empleos nuevos que además no existen en la actualidad, los cuales surgirán fruto de los efectos positivos derivados de la nueva tecnología.

Como consecuencia de la expansión de la IA en los procesos productivos, se producirán cambios sustanciales en la ocupación de la mayoría de sectores de la economía española.

Dependiendo de la rama de actividad, el saldo neto de los efectos dará lugar a un aumento del empleo o a un descenso del mismo.

La IA en España

En España, la utilización de la IA por parte de las empresas es todavía moderada, pero se espera una gran expansión en los próximos años.

La generalización de su uso durante la próxima década afectará a los empleos actualmente existentes, con las siguientes previsiones:

  • Un 9,8% de ellos (2,00 millones) estarían bajo el riesgo de verse automatizados
  • Un 15,9% de los empleos actuales (3,24 millones) podrían beneficiarse de la IA para ver incrementada su productividad
  • El resto de los empleos actuales (15,19 millones), prácticamente 3 de cada 4, no se esperan efectos significativos durante la próxima década como consecuencia directa de la expansión de la IA

Aunque se reconoce el potencial transformador de la IA en el mercado laboral, su verdadero impacto aún no está completamente definido dado que su adopción es aún limitada.

De hecho, ante los interrogantes éticos suscitados por la IA, ya empiezan a aparecer las primeras normas que regulan la IA como la Ley sobre Inteligencia Artificial en la Unión Europea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *