TheGrefg es uno de los muchos streamers o influencers españoles que se marcharon hace tiempo a vivir a Andorra para beneficiarse de su sistema fiscal.

El país vecino tiene menos impuestos y para los creadores de contenido digital resulta más atractivo para pagar menos. Es uno de los creadores de contenido más relevantes de España con millones de seguidores, lo que le permitió en 2020 adquirir un bloque de viviendas en Escaldes.

Pero la compra le obligó a meterse en un proceso judicial, pues una de las propietarias, una anciana que llevaba desde 1989 residiendo allí, no quiso marcharse. Pero a TheGrefg no le importó y comenzó las obras en el bloque, eliminando ventanas, puertas…etc.

Una situación que a la anciana se le hizo insostenible y elevó el asunto a los tribunales andorranos.

En primera instancia, la Justicia le dió la razón a la mujer y obligó al Youtuber a devolver al edificio a su estado original para que fuese posible que la anciana siguiese viviendo en su piso. Lejos de dejarlo estar, TheGrefg interpuso otra demanda para propiciar el desahucio de la anciana.

Un juzgado le dió la razón, aunque el Tribunal Supremo de Andorra ha fallado a favor de la mujer.

“El deseo de desalojar del arrendatario no es suficiente”

Según la sentencia del Supremo andorrano, adelantada por ‘El País’, el magistrado ha remarcado que el «deseo» del youtuber de desahuciar a la inquilina «no es suficiente».

La anciana esgrimió entre sus argumentos que disponía de un contrato de alquiler, por lo que el juez ha puntualizado que el español no ha esgrimido los motivos necesarios para dejar sin efecto dicho contrato.

Por ello ha rechazado las demandas del streamer y ha dado la razón a la mujer, que podrá seguir residiendo allí y el edificio tendrá que quedar habitable, como lo estaba antes de iniciarse todo el proceso judicial.

Él siempre ha negado conocer los hechos hasta que salió en prensa y se defendió señalando que no administra personalmente la propiedad y ha criticado que todo es una maniobra para desprestigiarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *