La Policía Nacional ha puesto en marcha en Baleares 27 ‘pistolas eléctricas’ con la que se pueden paralizar muscularmente a los presuntos autores de agresiones violentas.

Según ha detallado el cuerpo en un comunicado, 17 de estos objetos se destinarán entre Palma y Manacor, seis a Ibiza y cuatro a Maó y Ciutadella. Los agentes que la vayan a utilizar, destinados en la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, han sido formados para su correcta utilización.

La puesta en marcha de estas pistolas comenzó la pasada semana en las Islas. Se trata de dispositivos que inmovilizan eléctricamente al individuo al que se le dispara, provocando una paralización muscular no letal.

Además, cuando se desenfunda, se activa una cámara de grabación, que graba toda la acción hasta que se vuelve a enfundar, con lo que se protegen los derechos de los ciudadanos y del agente de policía que la utilice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *