El martes se reunieron en El Cairo miembros de la inteligencia estadounidense e israelí junto con las autoridades egipcias, cataríes y miembros de Hamás para abordar una posible tregua en la Franja de Gaza.

Egipto se ha convertido en el mediador internacional del conflicto y ha vuelto a interceder para intentar lograr otra tregua en la que se produzcan intercambios de rehenes por ambas partes, pero según la información que ha trascendido, no se ha llegado a ningún acuerdo.

El presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, ha estado presente en el encuentro y ha instado a seguir con la «coordinación intensiva» para sellar una tregua, pero no se han logrado avances significativos.

Aunque desde Estados Unidos se ven las cosas con optimismo y John Kirby, portavoz de la Casa Blanca, ha puntualizado ante la prensa que las negociaciones están avanzando «en la dirección adecuada».

Los países implicados han mostrado su deseo de seguir negociando, por lo que se prevén más reuniones y se espera conseguir otra tregua más pronto que tarde.

Ráfah se prepara para los ataques israelíes

Israel anunció hace unos días una ofensiva sobre Ráfah, región que colinda con Egipto, para acabar con los miembros de Hamás que aseguran que se «esconden» en Ráfah.

En esta región se encuentran actualmente millones de desplazados palestinos que han huido de los bombardeos en Gaza y en otras regiones del norte.

A principios de semana ya comenzó con la incursión terrestre sobre dicho territorio y el ejército de Netanyahu acabó con la vida de 67 personas.

Con el avance de la ofensiva se teme que la cifra de muertos se incremente considerablemente en las próximas horas.

Las ONG ya han alertado que los civiles desplazados en la zona no tienen dónde ir, aunque el Ejecutivo israelí ha insistido en que se evacuará a los civiles, pero sin especificar cuándo ni tampoco a dónde.

El país más cercano es Egipto, pero las autoridades de El Cairo ya han confirmado que no permitirán un éxodo masivo de refugiados.

La situación en Gaza sigue siendo crítica y los muertos rozan ya las 30.000 personas, en su mayoría mujeres y niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *