Real Madrid y Barcelona, principales impulsores del proyecto de la Superliga europea, no cejan en su empeño y continúan con sus planes.

Así lo explicó el franco-marroquí Anas Laghrari, secretario general de la competición, en declaraciones al medio ‘Ouest France’.

Laghrari cuenta que la Superliga tiene planificado arrancar en 2025, el próximo año, y que contará con 20-50 equipos en su fase inicial.

Es máximo secreto de Estado conocer la identidad de esos clubes, ya que oficialmente todos dan la espalda a la Superliga por la mala prensa que da ante aficiones y organizaciones, pero la realidad es que muchos preguntan para tener un futuro financiero mejor en pleno contexto de clubes-estado como son el Manchester City o el PSG, entre otros.

El proyecto, explicado

Según contó Laghrari, la Superliga, a través de A22 Management, la empresa matriz que la gestiona, ha iniciado conversaciones con varios clubes europeos de peso desde que empezó este año, y afirma que «hay 20 equipos muy motivados y otros 30 casi convencidos«.

«Desde el 21 de diciembre, hemos hablado con alrededor de cincuenta clubes diferentes. Una veintena de ellos están muy motivados por el proyecto. Ya tenemos suficientes clubes como para arrancar la competición», especificó.

El dirigente explicó que no puede dar nombres porque éstos reciben muchas presiones, pero que «una vez todo el mundo entienda que es más justo tener una pirámide europea, y no un sistema en el que el cuarto de LaLiga valga más que el campeón belga, la gente irá hacia este modelo».

Y aunque asegura que «podríamos empezar mañana«, esperarán a 2025 para rematar el proyecto y cerrar muchos flecos, como la financiación. Además, volvió a rebatir la teoría de que es un torneo elitista que hará daño a los clubes modestos: «El proyecto inicial se modificó y es abierto, justo y participativo«.

Sobre ese tema, el diario ‘AS’ informa de que el objetivo sería empezar en septiembre de 2025, en el calendario habitual de la Champions League, y que debuten ya desde la primera temporada los mejores equipos de Europa.

Eso incluiría a varios clubes ingleses que ahora reniegan del proyecto: «Hay clubes que han firmado privadamente con el proyecto y que se han opuesto a él públicamente», cuentan sus fuentes.

Se recuerda que muchos de esos clubes beligerantes, como el Bayern de Múnich, que incluso insulta la idea de la Superliga como algo elitista, participa en la Euroliga de baloncesto, que fue el primer paso de clubes de élite de separarse de la competición oficial que organizaba FIBA Europa. Al principio también supuso un conflicto, pero la competición terminó siendo aceptada por todas las partes y se le dio un carácter de oficialidad, equiparándola a las Copas de Europa.

Gratis por televisión

Bajo la premisa de que la Superliga pretende que el fútbol tradicional sobreviva y que llegue a todos los hogares, quieren retirar la barrera económica, ya que hoy en día poder pagar el fútbol de pago supone muchos gastos a las familias europeas.

Por eso, se mantiene el proyecto de que todos los partidos se puedan ver de manera gratuita. Al parecer, se baraja que se ofrezcan en la plataforma ‘Unify‘, bajo suscripción gratuita, donde habrá una versión premium sin publicidad, que es el modelo que ahora se está universalizando en muchas áreas de internet.

Los responsables de la Superliga creen que así se hará más afición y habrá más seguimiento, y que por extensión, beneficiará a todos los clubes a largo plazo, modestos y poderosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *