La princesa Leonor ha cumplido hace unos meses la mayoría de edad y está empezando a desobedecer algunas de las normas que su madre, la reina Letizia, llevaba años imponiéndole.

No es el primer año de Leonor fuera de casa, pues hizo el bachillerato en un prestigioso internado en Gales, donde ahora también estudia su hermana la infanta Sofía.

La princesa heredera al trono sigue residiendo fuera de Zarzuela tras ingresar en agosto en la academia militar de Zaragoza para recibir la formación que le corresponde como futura jefa del Estado.

Es sabido que desde hace mucho, la reina Letizia cuida al máximo ciertos aspectos de sus hijas, como qué tipo de aficiones tienen, inducirles al mundo de la cultura o llevar una alimentación muy saludable.

Este último punto es de los que más se ha comentado a lo largo de los años, de hecho la reina Letizia intervino en los colegios de las princesas para cambiar el menú por uno adaptado a sus exigencias

Incluso en la academia militar, según publicó la prensa del corazón, la reina logró que Leonor tuviese un menú adaptado, diferente al de sus compañeros.

Pero la princesa de Asturias ya es mayor de edad y como es habitual en los jóvenes, se ha rebelado contra su madre. Por lo menos en el aspecto de la comida.

Según publica ‘En Blau’, la joven princesa come habitualmente la comida prohibida por la reina: pizzas, hamburguesas, refrescos…

Y es que Leonor ha hecho amigos en la academia y se la ha visto en varias ocasiones salir a disfrutar con el grupo de su tiempo libre. Quedan en bares a tomar algo, van de fiesta a discotecas…y las comidas o cenas en las que hay ‘fast food’ se han convertido en un plan recurrente para la princesa.

Algo nada extraordinario para una chica de 18 años y su grupo de amigos, pero que según sostiene el citado medio, ha provocado el enfado de la reina Letizia.

La reina lleva una alimentación muy estricta y se la impuso también a sus hijas, pero ahora que viven fuera, están empezando a comer sin tantas restricciones.

No regresa a casa los fines de semana

Que Leonor no siga las directrices de alimentación de su madre, no le está gustando nada a la reina, pero al residir fuera de casa ya no tiene tanto control sobre ella.

La joven lo sabe y como es normal a esa edad, especialmente en personas sometidas a tan férreos controles, le apetece más estar con sus amigos.

El mencionado medio ha subrayado también que Leonor apenas acude a Zarzuela con sus padres durante su permiso de fin de semana.

Se puso a su disposición un helicóptero cada viernes para que pueda volver a casa con los reyes durante el fin de semana. Un privilegio exclusivo de la princesa dentro de la academia, pero no lo suele usar y prefiere quedarse con sus compañeros en Zaragoza.

Otro factor que está desagradando mucho a la reina. A todo esto hay que sumar el clima de tensión que se vive en palacio, pues las cosas siguen muy extrañas tras las acusaciones de del Burgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *