El nombre de Kylian Mbappé está en la agenda de muchos de los grandes del fútbol europeo y sobre todo en la agenda del Real Madrid. Su nombre lleva años apareciendo entre los futuribles de Florentino Pérez, aunque desde que salió del Mónaco con destino al Paris Saint Germain su llegada al conjunto madridista está más que complicada.

Uno de los motivos que lo acercaban al Real Madrid era la presencia de Zinedine Zidane en el banquillo blanco. Si bien el técnico que hay ahora dirigiendo a los madridistas, Carlo Ancelotti, es de primerísimo nivel, lo de Zizou era otra cosa. El entrenador francés era uno de los ídolos que empapelaban la habitación de Mbappé en su adolescencia y con su salida del equipo de la capital española se van muchas opciones para Florentino Pérez.

El efecto galáctico ha desaparecido un poco también en la casa blanca. Hace tiempo que el presidente del Real Madrid no presenta un Balón de Oro y ese glamour que daba ser el galáctico del año de Florentino Pérez se ha perdido con los grandes fichajes que hacen entre otros equipos el Paris Saint Germain donde juega el propio Kylian Mbappé.

El factor económico tampoco parece que vaya a ser decisivo para los que intenten sacar al delantero galo del PSG. Los parisinos tienen todo el dinero del mundo y si necesitan más solo tienen que esperar que el jeque cuadre números para que el Fair Play Financiero no moleste. En cambio, el Real Madrid parece que no anda en sus mejores días. La Superliga Europea era un proyecto en el que el conjunto blanco hubiese podido recuperar algo del terreno perdido ante los proyectos basados en los petrodólares, pero ante el fallo en la concreción del proyecto han quedado más debilitados y parece que los grandes nuevos ricos van a tener más manga ancha con el Fair Play Financiero, por lo que van a poder fichar o aumentar sueldos con mayor alegría.

El jeque Nasser Al Khelaifi, presidente del Paris Saint Germain, ya ha avisado que no dejará escapar a Mbappé por nada del mundo y se prevé que la propuesta de renovación será al alza y difícilmente igualable por un Real Madrid que actualmente solo puede venderle al delantero francés un proyecto por hacer, mucha historia, una liga más competitiva que la francesa, algo de glamour de jugar en el equipo más grande de la historia del fútbol y un escaparate mediático más grande que el PSG. Nada de eso garantiza ganar la Champions League ni el Balón de Oro, por lo que Mbappé difícilmente decida cambiar de equipo para ir a Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *