El presidente francés, Emmanuel Macron, ha manifestado este viernes su voluntad de que la Unión Europea garantice la «libertad de recurrir» al aborto en su Carta de Derechos Fundamentales. Después de la aprobación por parte de Congreso y Senado el lunes, Francia blindó este derecho en su Constitución en una decisión que convirtió al país galo en el primero en hacerlo.

«Hoy no es el final de la historia, sino el comienzo de una lucha«, ha indicado el mandatario en una ceremonia celebrada en París, donde el ministro de Justicia, Eric Dupond-Moretti, ha usado una prensa centenaria para sellar el derecho al aborto en la Constitución francesa, después de su aprobación por los legisladores franceses. El acto, que ha tenido lugar en el Día Internacional de los Derechos de la Mujer, da a Francia un papel histórico, al ser el primer país que consagra el aborto en su ley fundamental.

La Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, de diciembre del año 2000, contiene 54 artículos que consagran los derechos individuales de las personas en la Unión Europea. Da a estos la misma fuerza jurídica que los Tratados y cualquier ciudadano puede invocarla si un texto europeo no respeta estos derechos.

«Vamos a librar esta batalla en nuestro continente, donde las fuerzas reaccionarias atacan primero y siempre los derechos de las mujeres antes de pasar a atacar los derechos de las minorías, de todos los oprimidos, de todas las libertades«, ha asegurado el mandatario francés ante la multitud que ha participado en la ceremonia, celebrada frente al Ministerio de Justicia.

Macron: «Lucharemos para que este derecho sea universal y efectivo»

«Quiero consagrar esa libertad garantizada al aborto en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea», ha señalado Macron, añadiendo que «más allá de Europa, lucharemos para que este derecho sea universal y efectivo«.

La modificación de la Carta de la UE tiene que ser por unanimidad y, por eso, va a resultar difícil. Aunque la mayor parte de los Veintisiete ha legalizado el aborto, algunos países tienen restricciones para las mujeres que desean interrumpir un embarazo y hay profundas divisiones sobre este asunto.

Por ejemplo, el gobierno de Malta votó en contra en 2023 sobre sacar adelante un proyecto de ley que permitía el aborto cuando la salud de la madre corriera grave peligro, alegando en su lugar que las interrupciones sólo se permitirían cuando la vida de la progenitora corriera peligro.

La legislación de Polonia sigue siendo una de las más restrictivas de Europa con respecto al aborto. Allí, sólo se puede interrumpir el embarazo si hay amenaza para la vida o la salud de la madre o en caso de violación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *