Leo Messi, Nikola Mirotic, Jordi Alba y Sergio Busquets continúan apareciendo en la fotografía de la masa salarial del Barça. Los 4 jugadores, que ya no están en el club y compiten en otras ligas, siguen siendo parte de la lista de salarios a pagar esta temporada debido a los diferimientos que se pactaron en la época de la pandemia del coronavirus y que impactan directamente en los gastos del club azulgrana en estos momentos.

El ‘Què t’hi Jugues’ ha dado a conocer uno de los motivos importantes por los que el Barça aún tiene una masa salarial disparada de 505 millones de euros. Según la UEFA, el segundo club que más dinero gasta en salarios de jugadores, únicamente por detrás del PSG (529 millones) y bastante por encima del Real Madrid (320M), su principal competidor en la Liga española. La temporada pasada ya había computados pagos pendientes a Sergio Busquets y Jordi Alba pertenecientes a las temporadas por las que aún tenían contrato, pero queda por limpiar todavía parte de lo que se aplazó por los diferimientos firmados en 2020 por Josep Maria Bartomeu, entre los que todavía hay dinero de Messi.

Reducción de su límite salarial

Por eso, además de por el impago del fondo alemán Libero Football Finance en la compra de acciones de Barça Studios, la Liga ha ido reduciendo el límite salarial del club azulgrana, que ahora se encuentra en 204 millones de euros (el del Madrid es de 727M). El Barça se ha pasado en 300 millones de euros. Es decir, gasta 300 millones más en salarios de lo que deja la Liga. Es por eso que el club blaugrana no pueda actuar con normalidad en el mercado y tiene que ceñirse a la normativa del 1/2 para conseguir inscribir jugadores. ¿Y qué significa esta normativa? Que por cada 10 millones gastados en el sueldo y la amortización anual de un futbolista, debes liberar el doble, 20 millones (entre el sueldo y una parte del traspaso, si existiere). Desde el club admiten que, si no llegan los 40 millones que debe Libero Football Finance antes del 30 de junio, tendrán que recurrir a una solución drástica: la venta de jugadores.

Ivan Cabeza, economista y experto en los números del Barça, llega a la misma conclusión que el club: «El Barça necesita recuperar el impago de Libero y cumplir la obligación en junio de 2024 de otros 60 millones. Al tener 100 millones que le bailan, debe conseguir ingresos extraordinarios. ¿Cómo se logran? Venta de jugadores, ingresos de nuevos patrocinios o derechos de televisión de una gran competición que puedan acercarte a ese importe«.

Y todo aparece por un momento concreto de la historia. «Parece un dejà vu. Lo llevamos años arrastrando. El club sufre como ningún club en el mundo un descenso de ingresos durante la pandemia y eso impacta con una política de salarios crecientes que provocan un agujero inmenso«, comenta Cabeza en el ‘Què t’hi Jugues’.

Sin embargo, el economista se mantiene muy crítico con el control financiero de la Liga: «El límite salarial debería velar para que no tuvieras ventajas competitivas respecto a otros clubs. Que no pagues Seguridad Social o tengas impagos con jugadores y sigas fichando. Y eso el Barça no lo hace, no le debe nada a nadie. Otra cosa es cómo lo volveremos y cómo lo haremos, pero eso dependerá ya de los socios, ya nos corresponderá con nosotros».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *