Al menos 104 gazatíes han muerto y 280 han resultado heridos mientras se encontraban esperando al reparto de alimentos en Gaza. Facciones palestinas como Hamás, Yihad Islámica Palestina o la Autoridad Nacional Palestina (ANP) han llamado al ataque como una «masacre atroz sin precedentes en la historia de los crímenes de guerra».

Por su parte, el portavoz del Gobierno israelí ha calificado de «tragedia» la muerte de los palestinos, y ha asegurado que los civiles abordaron los camiones de ayuda, lo que hizo que los conductores se estrellaran contra la multitud.

Las víctimas esperaban la llegada de camiones con ayuda humanitaria en la rotonda de Nabulsi, cerca de la calle Al Rashid en la ciudad de Gaza (norte), cuando se produjo un ataque, según comentan fuentes a una agencia presentes en la escena, de fuego israelí.

El Ejército de Israel ha indicado que está investigando el incidente, mientras que el Ministerio de Sanidad de la Franja ha manifestado que lo más probable es que la cifra de fallecidos suba en las próximas horas. Además de este ataque, el ministerio ha indicado que en las últimas 24 horas Israel ha hecho nuevas incursiones que han terminado con 81 civiles muertos y provocado 132 heridos.

La Presidencia palestina ha dicho que Israel es culpable del bombardeo de civiles inocentes, y ha puesto la acción como ejemplo de «parte integral de la guerra genocida» que mantiene en Gaza. El organismo ha señalado que «rendirán cuentas por ello» ante los tribunales internacionales.

La Autoridad Nacional Palestina en Cisjordania también ha criticado el «silencio internacional», especialmente por parte de «la administración estadounidense», a quien ha acusado de ser cómplice ante «crímenes de genocidio sin precedentes en la historia moderna». De igual modo, la ANP ha hecho un nuevo llamamiento a una intervención inmediata que pare la guerra.

La Yihad Islámica Palestina, también presente en La Franja, culpa a Washington y a los gobiernos de Occidente por «la impunidad» ante crímenes como el ocurrido y por dar a Israel «apoyo político y logístico».

A la espera de una tregua

El martes, durante un acto de campaña en Nueva York, Joe Biden indicaba que tenía la «esperanza» de que se llegara a un acuerdo para un alto el fuego la próxima semana. Una semana antes, Estados Unidos vetó por tercera vez en el Consejo de Seguridad de la ONU una propuesta de alto el fuego inmediato en Gaza que presentó una coalición de países árabes.

Representantes de Israel y Hamás están negociando en Egipto una tregua en Gaza y se han mostrado cautos al hablar de posibles plazos hacia un acuerdo.

La propuesta incluye un alto el fuego de 40 días de duración, que llevaría a, según Hamás, la retirada de las tropas israelíes y la liberación de 40 rehenes retenidos por la organización a cambio de la excarcelación de 400 presos palestinos.

De aceptar el trato, Israel tendría que colocar sus tropas fuera de las áreas pobladas. A excepción de los varones en edad de luchar, se permitiría a los civiles volver a sus localidades, y la ayuda humanitaria se aumentaría, incluyendo medios para dar alojamiento urgente a quienes han perdido sus casas.

Al cumplirse 146 días desde el comienzo de la guerra, al menos 30.035 palestinos han muerto y otros 70.457 han resultado heridos, según el Ministerio de Sanidad de Hamás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *