El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha reunido este miércoles con el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en su primer viaje oficial al país.

En declaraciones a la prensa antes de reunirse con su homólogo brasileño, Sánchez ha querido despejar las dudas sobre la Ley de Amnistía, que se votará de nuevo este jueves en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados, para aclarar que finalmente el PSOE sí llevará a cabo modificaciones en el texto para blindar a todos los enjuiciados por el ‘procés’.

Por su parte, aseguró que él nunca ha compartido las dudas de Junts, pero ha señalado que si hay que reforzar aún más esas garantías para disiparlas, se hará. Lo que aún no ha avanzado es cuáles son esos cambios concretos, y si eso afectará a los delitos de terrorismo.

Tampoco ha vinculado explícitamente la aprobación de la ley de amnistía con la posibilidad de sacar adelante el proyecto de ley de Presupuestos de este año, pero ha subrayado que la voluntad del Gobierno y de los grupos que apoyaron su investidura es dar estabilidad a la legislatura con una hoja de ruta que incluya, entre otros asuntos, la aprobación de las cuentas del Estado.

De manera que, tanto Sánchez como su Gobierno, trabajan con la idea de aprobar los Presupuestos de este año y no gobernar el presente ejercicio con los de 2023 prorrogados ni esperar, por tanto, a que los grupos parlamentarios respalden los de 2025.

Sobre la amnistía, ha declarado que van a «lograr un acuerdo parlamentario con las distintas fuerzas políticas para sacar adelante una ley importante, una ley trascendente para la democracia española que tiene un significado muy relevante y es dejar atrás todas las consecuencias judiciales de una crisis territorial y constitucional como nunca vivió la democracia española».

Y ha remarcado que lo que busca el Gobierno de España con esta norma es «la reconciliación entre los catalanes y entre ellos y el resto de la sociedad española: Ese es el objetivo».

PP: «La ley de amnistía es una aberración política, jurídica y moral»

El PP ha cargado contra la «aberración política, jurídica y moral» del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por haber «cedido» a las exigencias de Junts respecto a la amnistía.

Han asegurado que «había 2 opciones» para sacar adelante la amnistía: «Que Junts cediera o Sánchez tragara». Y se han quejado de que, «una vez más, ha sido lo segundo». A su juicio, «el independentismo hace negocio de la debilidad parlamentaria de Sánchez». Afirman igualmente que Sánchez «llegó a ser presidente» por el ex president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y por el líder de ERC, Oriol Junqueras, y que «sin ellos no sería nada».

«Dice mucho de este Gobierno que no le importe quedar como una marioneta del independentismo con tal de que se hable de eso y no de otros casos que han afectado a su Ejecutivo relacionados con el ‘caso Koldo'».

Ante lo cuál, el jefe del Ejecutivo ha remarcado que entró al Congreso una ley «constitucional y ahora volverá a serlo». «Tenga la garantía de que va a ser Constitucional y alineado con el derecho europeo lo que salga de las Cortes Generales», ha dicho. El presidente también ha resaltado, mencionando al informe de la Comisión de Venecia, que «las leyes de amnistía que, se han aprobado en 54 países, han servido para la reconciliación».

Cooperación entre ambos países y posición sobre Gaza

En este viaje a Brasil, España pretende afianzar la alianza estratégica bilateral para aumentar la cooperación y aunar voces ante desafíos comunes entre ambos países. En su comparecencia, Da Silva ha mostrado su alegría por la visita del presidente Gobierno español y ha resaltado que ambos países son grandes democracias, que combaten la llegada de la extrema derecha al poder.

También ha recordado en su discurso la guerra que vive Gaza y la necesidad de que haya un Estado palestino, algo en lo que España también ha incidido en otras ocasiones. Por su parte, Sánchez ha agradecido el respeto que los brasileños tienen por España y ha incidido en los aspectos que les unen y que se van a fomentar para que la relación entre ambos sea mejor, tanto a nivel político, como económico.

Sobre la guerra de Gaza, el presidente español ha insistido en que siempre se ha reivindicado la importancia de la coherencia y el respecto internacional.

«Igual que defendemos que Rusia tiene que salir de un país libre y violentado, nosotros hemos defendido que Israel tenía derecho a defenderse de un ataque terrorista, que condenamos, pero lo más importante: respetando el derecho internacional humanitario. Después de 30.000 muertes, creo que hay dudas más que razonables de que Israel esté cumpliendo con el derecho internacional», ha dicho Sánchez.

Y ha recordado que desde España se ha hablado de hacer una conferencia de paz, que acabe la violencia y que se acepten los 2 Estados por parte de todos. «Es un verdadero genocidio», ha respondido con contundencia, por su parte, el presidente brasileño que ha incidido en la necesidad de que haya una pausa humanitaria para asistir a las personas que están sufriendo los efectos del conflicto bélico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *