El ex ministro José Luis Ábalos continúa bajo la lupa de todos por la implicación de su ex asesor Koldo García en la trama de comisiones en la compra mascarillas durante la crisis de la pandemia.

Aunque la investigación sigue en curso, fuentes cercanas al procedimiento que cita la ‘SER’ aseguran que las pruebas recopiladas hasta ahora no son lo suficientemente sólidas como para imputar a Ábalos ningún delito.

A pesar de que han surgido indicios que sugieren la posible implicación de Ábalos en el caso, estos no son concluyentes para justificar su imputación por alguna infracción legal, según lo manifestado por las fuentes de la investigación.

El ex ministro y ahora solo diputado se ve envuelto en el caso indirectamente a través de menciones por parte de personas imputadas, y todo parece tener su origen en el ministerio que él dirigía.

Uno de sus colaboradores más cercanos es uno de los principales implicados en la trama y se han registrado reuniones cuya naturaleza resulta difícil de explicar. Sin embargo, hasta el momento, no ha surgido evidencia alguna que respalde su participación en los hechos investigados por el sumario. No hay constancia de órdenes directas para realizar contrataciones ni de ningún desvío de fondos del cual Ábalos haya sacado provecho.

Se sigue escrutando la documentación

Las fuentes de la investigación hacen hincapié en la necesidad de esperar el análisis exhaustivo de la documentación incautada y los dispositivos móviles intervenidos, así como las declaraciones de los implicados, para confirmar o descartar por completo cualquier implicación del exministro de Transportes en actividades delictivas.

La Ejecutiva Federal del PSOE tomó una medida sin precedentes el pasado lunes al dar un ultimátum de 24 horas a Ábalos para que renunciara a su escaño en el Congreso, argumentando que tenía «responsabilidad política» en el caso que involucra a su ex asesor. Esta exigencia llegó después de varios llamamientos sin éxito para que el político socialista renunciara voluntariamente, incluso con una alusión pública por parte de Pedro Sánchez.

El ex ministro y ex secretario de Organización del PSOE desafió al partido, así como al propio Sánchez, al hacer caso omiso del ultimátum de la Ejecutiva Federal y anunciar el martes que mantendría su escaño, aunque pasando al Grupo Mixto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *