El Consejo del BCE (Banco Central Europeo) ha decidido este jueves mantener sin variación los tipos de interés oficiales de la zona euro.

Desde la última reunión del Consejo de Gobierno celebrada en enero, la inflación ha seguido reduciéndose y por tanto han evitado caer en temores futuros y aplicar una subida.

En las últimas proyecciones de los expertos del BCE, la inflación se ha revisado a la baja, en particular para 2024, debido fundamentalmente a una menor contribución de los precios de la energía.

Inflación y previsiones

Los expertos del BCE prevén ahora que la inflación se situará, en promedio, en el 2,3% en 2024, el 2,0% en 2025 y el 1,9% en 2026.

Las proyecciones de inflación excluidos la energía y los alimentos también se han revisado a la baja y se sitúan, en promedio, en el 2,6% en 2024, el 2,1% en 2025 y el 2,0% en 2026. Aunque la mayoría de los indicadores de la inflación subyacente han continuado descendiendo, las presiones inflacionistas internas siguen siendo intensas, debido en parte al fuerte crecimiento de los salarios. Las condiciones de financiación son restrictivas y las anteriores subidas de los tipos de interés continúan frenando la demanda, lo que está contribuyendo a reducir la inflación.

Los expertos del BCE han revisado a la baja su proyección de crecimiento para 2024 hasta el 0,6%, y se espera que la actividad económica se mantenga moderada a corto plazo. Más adelante, los expertos del BCE prevén que la economía se recupere y crezca al 1,5% en 2025 y al 1,6% en 2026, respaldada inicialmente por el consumo y después también por la inversión.

El BCE tiene la determinación de asegurar que la inflación vuelva a situarse pronto en su objetivo del 2% a medio plazo. Sobre la base de su valoración actual, el Consejo de Gobierno considera que los tipos de interés oficiales del BCE están en niveles que, mantenidos durante un período suficientemente largo, contribuirán de forma sustancial a este objetivo. Las decisiones futuras del Consejo de Gobierno asegurarán que los tipos de interés oficiales se fijen en niveles suficientemente restrictivos durante el tiempo que sea necesario.

El BCE continuará aplicando «un enfoque dependiente de los datos para determinar el nivel de restricción y su duración apropiados». En particular, las decisiones del Consejo de Gobierno sobre los tipos de interés se basarán en «su valoración de las perspectivas de inflación teniendo en cuenta los nuevos datos económicos y financieros, la dinámica de la inflación subyacente y la intensidad de la transmisión de la política monetaria».

El tipo de interés de las operaciones principales de financiación y los tipos de interés de la facilidad marginal de crédito y de la facilidad de depósito se mantendrán sin variación en el 4,50 %, el 4,75 % y el 4,00 %, respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *