El juez Juan Merchán ha fijado fecha para el inicio del juicio contra Donald Trump por el supuesto soborno a la actriz porno Stormy Daniels. De esta forma, el 25 de marzo, Trump se convertirá en el primer presidente de EEUU en ser procesado penalmente.

Entre las múltiples causas que enfrenta el antiguo mandatario, el caso de Daniels se centra en el pago de 130.000 dólares para evitar que hablase públicamente del encuentro sexual que tuvo con Trump una década antes.

Esto sucedió antes de las elecciones de 2016, cuando el ex abogado del Trump, Michael Cohen, realizó la entrega del dinero. Aunque el ex mandatario ha negado que esto ocurriera, Cohen se declaró culpable en 2018 de violar las leyes financieras sobre la campaña federal leyes.

El magistrado ha rechazado la solicitud de Trump para desestimar los cargos. Y los abogados de Trump también han pedido al juez que descalifique al fiscal que lo acusó a él y a varios aliados de delitos relacionados con el intento de revertir su derrota electoral, vinculado con el asalto al Capitolio en enero de 2021.

Antes de la audiencia, Trump ha reiterado que el caso tiene «motivaciones políticas»: «No habrían traído esto si no fuera por el hecho de que me postulo para presidente», ha señalado en un pasillo fuera de la sala del Tribunal.

Durante sus múltiples audiencias judiciales, Trump ha utilizado sus frecuentes citas en la Corte para ayudar a recaudar dinero para su campaña presidencial.

En este juicio, enfrentará a 1 de los 4 procesos penales a los que está sometido mientras busca la nominación republicana para desafiar al actual presidente Joe Biden en las elecciones presidenciales del próximo 5 de noviembre.

Elecciones marcadas por los juicios

Los calendarios políticos y judiciales de Trump son cada vez más estrechos antes de su esperada revancha con Biden, quien ya lo derrotó en las elecciones de 2020.

Trump se postula como la única opción viable a la presidencia republicana, obteniendo mayoría en las primarias de los 4 primeros estados frente a su única rival, Nikki Haley.

En un intercambio de palabras entre el juez Merchán y el actual abogado de Trump, Todd Blanche, éste ha presionado al magistrado para que reconsidere su decisión de celebrar el juicio el 25 de marzo, citando problemas de programación con los otros casos y acusándolo de «interferencia electoral», algo que ha sido inmediatamente rechazado por Merchán.

A pesar de que Trump puede ser condenado, es probable que esto no impida legalmente que sea elegido, teniendo en cuenta que incluso convictos federales ya fueron elegidos en el pasado, como el caso de Eugene Debs, activista que pudo postularse a la presidencia estadounidense en el año 1920 a pesar de estar encarcelado acusado de espionaje.

La razón se sustenta en que la Constitución únicamente establece como normas para ser candidato a la presidencia que tengan, como mínimo, 35 años, ser ciudadano estadounidense por nacimiento y haber residido en el país durante al menos 14 años.

El republicano se enfrenta a una serie de juicios, teniendo en cuenta que el próximo viernes se prevé que un Tribunal de Nueva York pronuncie su sentencia final sobre un caso civil contra la Organización Trump y que podría costarle la prohibición para operar en el sector inmobiliario en el estado donde cuenta, entre otras propiedades, con la famosa Torre Trump.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *