Ojo porque este auto judicial podría suponer un antes y un después en lo que a la piratería de partidos de fútbol se refiere. El Juzgado de lo Mercantil número 8 de Barcelona ha determinado que se podría también multar al usuario final de este ilegal consumo de fútbol.

Hasta ahora, lo que se perseguía es a las redes de distribución de estas emisiones piratas de partidos, además de a sus distribuidores, pero los clientes finales estaban exentos de toda responsabilidad legal.

Pero con este auto se abre la vía a que los dueños de los derechos y sus representantes, como es el caso de La Liga, que agrupa a los clubes profesionales de fútbol en España, puedan exigir a las operadoras los datos de sus clientes cuando éstos estén consumiendo de manera ilegal fútbol.

De facto, esta sentencia supone que las famosas listas IPTV puedan ser perseguidas y que las personas que las tienen en casa puedan ser multados a partir de ahora.

Sin embargo, tras conocerse esta sentencia, sin más detalles, los expertos aún desconocen qué tipo de multas serían, su cuantía y si habría supuestos en los que no tengan que ser sancionados.

Otros no tienen claro que esto pueda suponer futuras sanciones, ya que consideran que las operadoras no pueden facilitar datos de sus usuarios a terceros, como La Liga, que no es una autoridad judicial ni institucional. Además, supondría vulnerar la Ley de Protección de Datos (LOPD) y la Ley General de Telecomunicaciones.

Qué cambia ahora

Si bien las autoridades perseguían hasta ahora a las mafias, las empresas y los vendedores de estas listas IPTV y otras maneras ilegales de ver fútbol online, ahora los usuarios desde su sillón también serán objetivo.

La Liga lleva años presionando para ello y esta vez el citado Juzgado mercantil de Barcelona les ha dado la razón y podrán tener los datos finales de los usuarios a través de las operadoras.

Las operadoras (en la práctica, Movistar+, Orange, Vodafone, MásMovil, Digi…), podrán facilitar los datos del usuario: su IP, su nombre y su domicilio. El sancionado sería el titular de la línea contratada, independientemente de quién vea y consuma esos partidos de manera ilegal.

Sin embargo, el análisis de esta sentencia asegura que lo que abre es la vía a plantear sanciones, y que por ahora no está concretado cómo serían esas multas contra los consumidores de piratería.

Sí se detalla que los responsables del fútbol español podrán pedir los datos privados de estos clientes a sus correspondientes operadoras cuando se detecte que han descargado o visto en streaming partidos de fútbol protegidos por los derechos de televisión.

La Liga denuncia que cada año crece este tipo de consumo que intenta evitar las altas facturas que supone contratar el fútbol legal y de pago en televisión, que se vende en paquetes globales que rondan o incluso superan los 100 euros mensuales de coste. Hasta ahora sólo pedían el cierre de las listas IPTV y servidores pirata, pero ahora intentarán que los aficionados también sean sancionados por su actividad.

En redes sociales se mofan de esta nueva maniobra legal de los dueños de los derechos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *