El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha declarado inconstitucional la expulsión del ex presidente Donald Trump de las primarias republicanas en Colorado este lunes, un fallo que le deja libre el camino para volver a ser elegido candidato de su partido a la presidencia de EEUU.

La decisión del máximo tribunal, que se ha conocido la víspera del ‘supermartes’, fecha fundamental en el camino a la Casa Blanca, podría tener efecto también en las denuncias similares que se han interpuesto en los estados de Maine e Illinois.

«El desquiciado plan demócrata para borrar mi nombre ha fracasado, pero nuestra lucha para hacer grande a EEUU otra vez está lejos de terminar«, ha señalado Trump en un comunicado en su web oficial. «Los demócratas todavía están impulsando interminables cacerías de brujas en mi contra», ha proseguido». «Una gran victoria para América», ha manifestado en Truth Social, su propia red social que inauguró después de ser expulsado de Twitter.

El Tribunal Supremo de Colorado quitó de la carrera en diciembre al ex presidente estadounidense por su papel en el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021. En un fallo que no contaba con precedentes en la historia de Estados Unidos, los magistrados recurrieron a la Enmienda 14 de la Constitución, que prohíbe a personas que han formado parte en una insurrección ocupar un cargo de elección popular.

El Tribunal Supremo de Colorado está totalmente compuesto por jueces nominados por gobernadores del Partido Demócrata. Los demandantes habían utilizado esa misma estrategia en otros estados, pero esta es la primera vez que un tribunal les daba la razón.

¿Qué ocurre este martes y por qué es decisivo para Trump?

Este próximo martes es el día más importante de las primarias presidenciales en Estados Unidos, una fecha clave que se conoce como ‘supermartes’ en la que se reparten el mayor número de delegados en un solo día (más del 35%) y que puede dejar las primarias prácticamente resueltas tanto para Joe Biden como para Donald Trump.

Serán 14 de los 50 estados del país los que van a celebrar primarias republicanas y demócratas, entre ellos California y Texas, los más grandes del país. Los otros son Alabama, Arkansas, Colorado, Maine, Massachusetts, Minesota, Carolina del Norte, Oklahoma, Tennessee, Utah, Vermont y Virginia.

California y Texas son los estados que más delegados darán este 5 de marzo y dejarán prácticamente resueltas las nominaciones de Biden, que no tiene ningún rival de peso, y de Trump, ya que en el caso del partido republicano aquel candidato que supere el 50 % se lleva la mayoría de los compromisarios, y, por ahora, Trump solo ha perdido en las primarias de Washington DC frente a su rival, Nikki Haley.

Además de esos 14 estados, los republicanos en Alaska también están convocados en esa fecha, mientras que los votantes demócratas en el extranjero y en los territorios de Samoa Americana y de las Islas Marianas del Norte podrán elegir a su vez a su preferido este supermartes.

Trump tiene ahora mismo 244 delegados y antes del supermartes los republicanos todavía van a elegir a otros 29 en los caucus de Dakota del Norte. Aunque Trump se llevase absolutamente todos los delegados, todavía no llegaría a los 1.215 que necesita para proclamarse candidato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *